Proyecta Educación Social: «eSport y reeducación»

eSport y reeducación

Es, nada más y nada menos, un mandato Constitucional y en estas fechas se celebra el 40 aniversario de la Constitución Española. En su artículo 25.2 de manera inequívoca, nos dice “… Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad, estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social…”

Soy maestro especialista en educación física, licenciado en psicopedagogía y trabajo como educador, además de habilitado como educador social, colegiado 476.

En estos días se ha hablado y escrito mucho sobre la reapertura de las piscinas en los centros penitenciarios, lo que supone un coste estimado de 300.000 Є para su puesta en marcha y funcionamiento, para la población reclusa que cumple condena en las prisiones. Es cierto que la práctica deportiva es uno de los pilares básicos en la que los profesionales de la institución (Psicólogos, Juristas, Trabajadores Sociales, Educadores…), junto con los programas de intervención y los cursos de formación, hacen posible un complemento ante las carencias de la población reclusa. Pero no es menos cierto que haciendo uso de las nuevas tecnologías en las aulas de informática y con los programas oportunos para ello, la práctica deportiva orientada a la reeducación y reinserción social sería una herramienta más útil y, sobre todo, menos costosa.

La práctica deportiva digital fomenta la cohesión de grupo, canaliza y libera energía acumulada, favorece el aprendizaje de una segunda lengua -en nuestro caso el inglés-, así como el conocimiento de terminología propia de las TIC. El espacio que se ocupa en los centros totales es ya utilizado para las clases de informática, los voluntarios serían los nuevos docentes-discentes, ya que es más que probable que los usuarios-internos sean experimentados gamers.

El avance de la tecnología y la suma de los nuevos deportistas con sus especialidades competitivas, permiten un desarrollo vertiginoso en el tratamiento de la información en general. El reto consiste en superar los límites impuestos por la tecnología digital y, sobre todo, las barreras ideológicas en contra de los eSport. La mecánica cuántica y la educación social dejarían totalmente obsoletas las teorías actuales sobre reeducación y reinserción social, dando paso a la realidad virtual, la inteligencia artificial y, en definitiva, a un modelo educativo del siglo XXI.

Se propone, como medida de control, organismo de normalización industrial para evaluar y valorar el objetivo en el ámbito de reeducación y reinserción con otros métodos y parámetros diferente de los actuales. La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) se difunde a través del BOE. El Centro Europeo de Normalización (CEN) y el Comité Europeo de Normalización Electrónico (CENELEC) y la ISO (International Organization for Standardization), que está formada por 157 agencias de normalización.

Pero también la educación social tiene su función en el ámbito de los excesos y son los denominados jugadores con ciberadicción, para cuando el nivel de juego es patológico. También se pueden implementar programas y, de hecho, ya existen en las instituciones penitenciarias para los internos con problemas de ludopatía, ligados a otras conductas y comportamientos que tienen un reproche penal.

La expiación y el sentimiento de culpa en la cultura judeo-cristiana hacen que el aprendizaje se produzca con dolor, el estar bien no es gratuito y lo desconocido produce miedo. Pero nada más lejos de la realidad, los eSport son y serán una herramienta de las generaciones que han nacido con la tecnología y debemos aprovechar lo positivo y afrontar lo que potencialmente en exceso, todo es negativo.

La Ley Orgánica General Penitenciaria 1/1979 y el Reglamento Penitenciario son en la actualidad las normativas legales vigentes, siendo ya más que obsolescentes para contemplar las realidades de la criminología del delincuente o, incluso, del ciberdelincuente. No se puede operar desde una realidad que no se conoce, tratamentalmente escasamente se contempla las nuevas formas de delitos y cómo diagnosticar, valorar, evaluar para reinsertar y resocializar a personas privadas de libertad, si no se les ofrece la oportunidad.

En conclusión, el Educador Social en prisión tiene dos ámbitos de trabajo bien diferenciados, el primero de ellos sería el tratamiento dentro de los programas de ciberacción y, el segundo, y no menos importante, la herramienta reeducativa de los eSport.

 

 Las Palmas de Gran Canaria 9 de Octubre 2018.

 Fdo. José Manuel Herráiz Salas.

Educador Social Colegiado 476.

 

Este artículo y su propiedad intelectual pertenecen al colegiado o colegiada que lo suscribe. El CEESCAN simplemente se hace eco de las acciones y proyectos de los colegiados y colegiadas, visibilizando su trabajo, por lo que no se hace responsable de lo que en dichos artículos se dice o afirma.

La atención socioeducativa debe de estar garantizada para la ciudadanía en la futura ley de Servicios Sociales

La atención socioeducativa debe de estar garantizada para la ciudadanía en la futura ley de Servicios Sociales.

El colegio profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias alerta que, en el proyecto de la Ley de Servicios Sociales, la falta de profesionales especializados en Educación Social perpetúa el carácter asistencialista ante las demandas y necesidades de la ciudadanía en nuestra Comunidad Autónoma, impidiendo pasar del asistencialismo a los derechos.

El Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias (CEESCAN) hace un llamamiento a los grupos políticos para que en el proyecto de ley de Servicios Sociales se incluya, inequívocamente, el perfil profesional del Educador Social en los equipos base de intervención social y advierten que el texto analizado en el Parlamento está obsoleto en relación a las demandas y necesidades de la ciudadanía en nuestra Comunidad Autónoma, y a las pretensiones de esta Ley, al obviar a esta especialidad básica para la prevención, integración y promoción socioeducativa de la ciudadanía.

Desde el Colegio Profesional se celebra que haya un nuevo proyecto, tras más de tres décadas, pero lamentan que no se haya incluido una apuesta inequívoca en aras de impulsar la profesionalización dentro de un sistema integral que supere el asistencialismo y la falta de profesionales para garantizar los equipos interdisciplinares, formados, al menos por las figuras del Educador Social, Trabajador Social y Psicólogo.

En su momento se permitió a los Colegios Profesionales, al igual que a otras entidades, hacer alegaciones, pero solo fueron atendidas mínimamente y no en los elementos esenciales y más importantes, no estableciéndose en el catalogo de prestaciones de servicios sociales garantizados la intervención socioeducativa con individuos, grupos, familias, comunidad…, en sus diferentes ámbitos que le son propios: individual, familiar, comunitarios…, al objeto de promover en la ciudadanía, sus capacidades y competencias, impulsando una atención, orientación e implicación socioeducativa que promueva y dote a cada persona de los medios y estrategias necesarios que le permitan mecanismos de ayuda, empoderamiento, colaboración y apoyo para su inserción e integración social, que va más allá, y con mayor nivel de alcance y de impacto en su bienestar, de las prestaciones asistencialistas; siendo la base del texto en su preámbulo, pero que no desarrolla, estando falto de la evaluación y atención socioeducativa.

Es necesario enfatizar que la pedagogía social, a través de la intervención socioeducativa, dota a cada persona y grupo de los recursos y estrategias necesarias que le permitan un desarrollo equilibrado individual y como ciudadano, que impulse la mejora de su situación personal, familiar, laboral, escolar y su inserción social, mejorando su calidad de vida y su bienestar; y esto, pese a estar recogido en la filosofía del documento, no se traduce en su implicación a lo largo del articulado del Proyecto de Ley, al no impulsar el equipo interdisciplinar, por lo que la Ley está abocada al fracaso, al ser incapaz de desarrollar los fines y objetivos dispuestos en su preámbulo.

Para atender el riesgo de pobreza y exclusión social en los municipios de nuestra Comunidad Autónoma, y las necesidades que de ello se deriva -recordemos que se sitúa en un 35%-, debe existir la conciencia de esta problemática, la decisión de resolverla a través de una acción política integral, la necesidad de intervenir dentro de un marco interdisciplinar y, finalmente, la dotación de profesionales de la educación social para ejecutar dicha acción socioeducativa.

Pero también afirmamos que es un proyecto de Ley que no organiza, que dificulta el entendimiento de la estructura de los Servicios Sociales, y en el caso de quedarse como está, provocará mucha confusión e incertidumbre en su funcionamiento. La poca claridad existente en la estructura del Sistema Público de Servicios Sociales contrarresta con lo aportado en las diferentes leyes autonómicas en vigor en otros territorios.

Desde el Colegio Profesional, se analiza como prioritaria la labor del trabajador social, como un profesional de vital implicación en los Servicios Sociales de Base, aunque la complejidad de los problemas en los servicios primarios de intervención social requieren de una acción integral e interdisciplinar, siendo necesaria la implicación de la pedagogía social, para el diagnóstico y logro de los objetivos que requieren las situaciones que viven los ciudadanos, familias, grupos y comunidad en nuestro territorio, sin reducirlo única y exclusivamente al rol del trabajador social, tal y como contempla claramente el último borrador del Proyecto.

Desde CEESCAN consideramos que de no integrarse la mirada de la pedagogía social, a través de los profesionales de la Educación Social, se estaría abocando al fracaso de la propia Ley, dado que no se podría cumplir con los objetivos marcados en el propio Proyecto, quedando meramente como una bonita declaración de intenciones y lo que es peor, no se podría atender las necesidades de las personas y la prevención de los problemas sociales.

Francisco Rodríguez Reyes, Presidente

Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias

La violencia como síntoma de una sociedad irresponsable

Aquí dejamos un interesante artículo de opinión escrito tras la trágica muerte de dos octogenarios en Bilbao. Este hecho ha conmocionado a todos y todas, al mismo tiempo que ha hecho reflexionar a muchas personas sobre lo que estamos haciendo de nuestra sociedad -o lo que que estamos permitiendo que se haga-.

Este artículo ha sido publicado en el magazine online Pikara y su autor es Javier Pérez Hoyos, Vicepresidente del Colegio de Educadoras y Educadores Sociales del País Vasco.

La violencia como síntoma de una sociedad irresponsable