Entrevista a Jordi Planella para CEESCAN.

Publicado por CEESCAN en

Captura de pantalla 2015-06-01 a les 10.15.07

Jordi Planella Ribera es Educador Social, Pedagogo y Doctor por la Universitat de Barcelona. Catedrático de Pedagogía Social en la Univertat Oberta de Catalunya

 Desde hace unos meses que voy buscando ponerme en contacto con Jordi Planella, Catedrático de Pedagogía y Educador Social, por motivos relacionados con mi propia formación y para explicarle el proceso de constitución del Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias, CEESCAN.

En un encuentro presencial, le explico el trabajo que CEESCAN ha realizado hasta ahora y los muchos… muchísimos inconvenientes encontrados en el camino. CEESCAN nace con el objetivo de hacer visible y promocionar la profesión de educadora y educador social en Canarias. Desde sus dos asociaciones embrionarias, ACAES y APESC, se está trabajando en poder situar a estos profesionales de Canarias en un lugar que propicie su desarrollo.

Jordi Planella es claro, breve, concreto y preciso en los escritos que recibo por correo electrónico. Presencialmente, ¡en vivo!, su voz y su lenguaje no verbal, se manifiesta atento, amable, cercano y afectuoso. Al mismo tiempo, siempre curioso, pregunta por proyectos, nuevas ideas, posicionamientos…

Jordi Planella, me interpela a mantener la Educación Social en pie de guerra, de forma militante. Me obliga a romper con cualquier desánimo y me invita a cuestionarme, a reposicionarse en mi relación con la Educación Social. Con lo que es mi trabajo, oficio o profesión. Aquello que queramos llamarle.

En ese encuentro le pido la posibilidad de una entrevista para CEESCAN, a la que accede generosamente. Acordamos en elaborarla a través de correo electrónico.

Pasan días… semanas y vuelvo a encontrarme a Jordi Planella en la IV Jornada de Educación Social: Transvalorando la Educación. Está muy ocupado y no quiero saturar sus pensamientos con la entrevista. Sin embargo Jordi me comenta, en un momento furtivo: “Te pasaré la entrevista, no te preocupes”. Me alegro de escuchar eso, aunque me siento abducido por todo lo que alcanzo oír y escuchar en la Jornada.

 Al los pocos días encuentro que mi WhatsApp se ha llenado de mensajes con grabaciones de voz de Jordi. El primero empieza diciendo: “Hola Jordi, buenas tardes… Voy a tratar de responder a las preguntas de tu entrevista a través de WhatsApp”. La voz entrecortada por un montón de respiraciones profundas, sobresaltadas, que luego aclara: “No estoy mal de los pulmones. Es que estoy caminado por una subida, para ir a recoger a mis hijas del colegio”. Cualquier momento es bueno para hablar de Educación Social, resuena en mi cabeza.

La situación me parece nueva e inédita, al mismo tiempo que tecnológica. Siempre he sentido fascinación por lo tecnológico. Así que me divierte y pongo el oído fino. Pienso: me tocará transcribir… puedo pegar a las preguntas que le pasé por correo electrónico la transcripción y… Pues me pongo.

Jordi Planella es autor de El Oficio de Educar (2014), Solidaridades Orgánicas. De Cuerpos y de Trasplantes (2014), Cuerpo, Cultura y Educación (2006), Ser Educador. Entre Pedagogía y Nomadismo (2009).

 – ¿Cómo explicarías a alguien que no conoce la profesión qué es que hace una educadora o educador social?

 A ver, complicado, difícil, ¿eh?… explicar, así de forma breve, a alguien que no sabe que es la Educación Social… o el educador social… o educadora social.

Lo primero sería diferenciar entre el genérico, del particular o concreto. Así, por ejemplo, la Educación Social… escrita… ¡pues en mayúsculas! (recalcando), sería una práctica que tiene que ver con acompañar a los sujetos en sus tránsitos sociales… tal vez hacia una situación de mejor de calidad de vida (con voz sugerente). Pero también en los diferentes procesos o evoluciones de su vida. Desde un punto de vista educativo, ¡eso sí! Porque si no hablásemos de un punto de vista educativo, de un trabajo educativo… por lo tanto, tiene que darse algo vinculado con la idea de aprendizaje o de transmisión… pues estaríamos hablando de otro tipo de prácticas. Podríamos estar hablado de Psicología de Intervención Social, de Trabajo Social, de Integración Social, etc, etc, etc… (pegando las palabras).

Y en el particular, ¡claro! ¿Qué hace un Educador Social? ¿O qué es? (silencio). Pues un educador social… pues alguien que tiene un contrato… tal vez en un futuro podremos hablar que tiene una titulación concreta de Grado en Educación Social… pero sabemos que actualmente conviven de forma amplia profesionales con titulación y profesionales sin titulación, pero con experiencia laboral… Pues es un profesional que… está trabajando con diferentes personas, para acompañarlos, yo diría que hacia… un proceso de adquisición de su categoría como ciudadanos (categórico) y también… está acompañando en cuestiones vinculadas al acceso a la cultura.

El tema de la cultura creo que es importante porque un educador social no trabaja únicamente con personas en situación de crisis, en situación de riesgo, en situación de pobreza (afirma enfático). Sino que un educador social, cada vez más, desde un punto de vista comunitario y cultural… trabaja con toda la población.

Jordi Planella piensa sus respuestas al mismo tiempo que las expone. Concreta, añade, aclara. Pensar, repensar y posicionar hacia la dirección deseada…

 – ¿En qué lugares interviene una educadora o educador social?

 La verdad es que hace relativamente pocos años, se utilizaba una especie de división que… que creo que no es del todo válida (cuestionando)… que sería: en centros abiertos, en centros cerrados, centros semicerrados… o semiabiertos, que estaría un poco en el medio… ¡Yo creo que esto ya se ha dinamitado! (afirma). Los espacios, igual que los ámbitos… como por ejemplo en el proyecto formativo de mi universidad, ya se plantea un profesional polivalente… multivalente… y se ha roto esta idea que uno es educador social únicamente para personas mayores. ¡Sino que se ha roto esto! (afirma con energía)… y es verdad que se trabaja en diferentes instituciones. Pues la institución residencial sigue siendo un espacio típico y tópico. Pero cada vez se intenta conectar más, lo que sería la idea que implantaba Goffman, de instituciones sociales integradas con la comunidad.

Lo que sí está claro es que la Educación Social no puede plantearse de espaldas a la comunidad. ¡Se tiene que hacer integrada en la comunidad! (enfatiza). Pero se están planteando trabajos en nuevos contextos. Por ejemplo, en la escuela. En Cataluña, mi comunidad, esto no pasa. Pero en otras comunidades, por ejemplo Castilla-La Mancha y Extremadura, son abanderadas en la figura del educador social en secundaria.

 – ¿En qué se puede beneficiar los ciudadanos canarios del desarrollo de esta profesión?

 Bueno, la verdad es que conozco muy poco las Islas. A parte de algunas incursiones vinculadas a turismo. Pero por intuición, creo ver un conjunto de islas muy receptoras de inmigración rápida, que llega de distintos lugares, especialmente la que llega de África. Por tanto, la figura de educador social tendrían que ser en ello un puntal. Sobretodo para el caso de menores inmigrantes no acompañados. Sería toda una línea muy potente.

Por otro lado, estaría todo el trabajo vinculado a desarrollo comunitario. Porque imagino que las islas tienen diferencias entre las zonas de la costa y el interior. Podría ser interesante trabajar en establecer relación una relación positiva entre las zonas más rurales y más turísticas. En algunas zonas rurales me pareció ver una población envejecida. Habría un trabajo de acompañamiento y promoción en esas zonas que podría ser interesante.

También todo lo relacionado con la desigualdad de oportunidades referido a aspectos de empoderamiento en población con pocos recursos como jóvenes, mujeres y personas con diversidad funcional. En todo ello, sería importante en trabajo con las familias.

Finalmente, desde mi poco conocimiento, Canarias se muestra como un lugar culturalmente diverso y rico. También habría un gran trabajo en poner en contacto esa cultura con procesos de desarrollo comunitario.

 – En la reciente Ley de Educación no Universitaria 6/2014, aprobada por el Gobierno de Canarias, por primera vez se reconoce al educador social como agente educativo en la escuela, con voz pero sin voto en el claustro de profesores, que interviene vinculado a los Planes Estratégicos de Atención a la Diversidad. Normalmente pensamos en que las educadoras y educadores sociales intervienen en situaciones de riesgo de exclusión social. ¿Cuál es el lugar al que la comunidad educativa debe aspirar para educador social?

La verdad es que la respuesta de esta pregunta ya se  planteado anteriormente. Hemos hablado de la escuela como uno de los espacios de la profesión. Pero… pero… pero (deteniéndose) tengo la sensación que hemos asumido este trabajo a cualquier precio. ¿Por qué entramos en las escuelas?… ¿y con qué tipo de población trabajamos en las escuelas?

Creo que en la mayoría de casos se trabaja… en secundaria por ejemplo… con aquellos estudiantes, con aquellos alumnos… que molestan (remarca). Con aquellos adolescentes que son excesivamente corporales. Que se mueven. Que utilizan su cuerpo para manifestar diferentes tipos de conductas disruptivas. Y que el profesor de Matemáticas, de Inglés, de Lengua, no sabe cómo controlar ni dominar. Y entonces sí, aparece el educador social. ¿Pero esa debería ser la única función del educador social en secundaria?

En algunos institutos se les conoce como los educadores que trabajan con los del huerto. Porque estos chicos trabajan en una adaptación curricular en otros programas, como por ejemplo, en programas agricultura ecológica.

En relación al papel de los educadores sociales en la comunidad… en preguntas anteriores también lo hemos mencionado… Estamos en un momento, yo creo de transición. En una transición… desde hace bastantes años, hasta ahora mismo… donde el educador social trabaja en instituciones especializadas y con poblaciones especializadas. Con alguien que tiene un diagnóstico… de diferentes tipos: un diagnóstico de problemas sociales, un diagnóstico de salud mental, un diagnóstico o una sentencia vinculado a un juzgado y tiene que cumplir una pena, un diagnóstico de discapacidad… Eso es trabajo con poblaciones estigmatizadas y segmentalizadas.

Estamos en un proceso de cambio, en que la cuestión comunitaria está entrando. Pero digo que esta entrando, porque… a pesar de muchos años con discursos en cuestión comunitaria… por ejemplo desde el movimiento vecinal de los años 70 y 80… con la transición hacia la supuesta… o pseudodemocracia, tras el Franquismo… se realizó un impulso a toda una perspectiva comunitaria, que se esta intentando recuperar, pero que es muy complicado. Porque a las administraciones propiamente les interesa cuantificar (recalca) el número de personas con que un educador social, o los servicios sociales, trabaja. ¿Y como se puede cuantificar todo el trabajo con toda la comunidad, cuando no es alguien que tiene un problema muy concreto? El trabajo comunitario mayormente tiene que ver con la prevención y eso es difícilmente categorizable y cuantificable. Es evidente que es el objetivo… el panorama de futuro hacia donde tenemos que ir. Pero es complicado…

 – Estamos asistiendo a la creación de CEESCAN, el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias, con el que buscamos trabajar en el reconocimiento social de esta profesión y en su desarrollo. ¿Qué crees que es prioritario para empezar a caminar hacia este objetivo?

 Con los colegios profesionales, pues voy a ser muy claro (pausa). Son la herencia clara de los gremios, los artesanos, los trabajadores manuales de la Edad Media. Y eso no es ni positivo ni negativo. Es una constatación. ¿Qué pasaba en la Edad Media? Pues que el gremio era el que introducía en el mundo profesional al aprendiz. Era quien lo protegía, a él y a su familia, en caso de en caso de problemas, en caso de enfermedad, en caso de penurias.

Para mi, un colegio profesional vinculado a la Educación Social tiene una función fundamental: proteger la figura del profesional (se detiene)… del educador social, de la educadora social. ¿Y cómo protegerlo? Pues primero de todo dándose a conocer, en el caso de la Comunidad de Canarias, pues dando a conocer esta figura profesional… que puede ser poco conocida.

Pero sobretodo luchando para que las plazas que se convoquen a nivel de administración pública… para que los perfiles que aparezcan en la gestión de servicios… por ejemplo en centros de atención a menores… cuando el concurso lo crea y da la resolución la administración… aunque sea de gestión privada… para que los perfiles que van a trabajar ahí, sean de graduado… sean del antiguo diplomado en Educación Social. Que no sean de categorías inferiores o que no sea, como está pasando todavía, de profesionales sin titulación. Eso es algo fundamental que creo que tiene que realizar un colegio profesional de educadores sociales.

 – Para los profesionales de la Educación Social en Canarias, ¿puedes explicarnos algunas cosas que creas importantes para el desarrollo de nuestra profesión?

 Una cuestión que quería plantear, tiene que ver con la cuestión con la trasmisión de los conocimientos. Algo vinculado a la idea de escritura y lectura en el campo de la Educación Social. ¿Quien escribe sobre las prácticas de los educadores sociales? (de manera incisiva). ¡Creo que es una pregunta pertinente! Hasta hace poco, casi ningún educador social, que no estuviera ejerciendo la docencia universitaria, escribía.

Con esto hecho, estamos coordinando tres colecciones de libros desde mi universidad. Esto es desde los Manuales de Educación Social, Los Manuales de Pedagogías Contemporáneas y Los Libros de Laboratorio de Educación Social, se ha hecho un giro importante y se ha dado la voz (remarca) a muchos profesionales que están escribiendo sobre sus propias prácticas.

Quería añadir que en el año 1969… han pasado ya… creo que en septiembre van a cumplirse 46 años… que se fundó la primera escuela de educadores especializados… “especializado” como figura antecedente del educador social. Cambió la terminología en el año 92, cuando la Educación Social se integró como diplomatura en la Universidad. De su entrada en la Universidad… del año 92… hasta el 2015, ¡señores, han pasado 23 años!

Todavía queda mucho camino por recorrer y muchas luchas para avanzar. La formación universitaria de educador social pasó de tres años a cuatro con el Grado. Pero, con el nuevo proyecto del Ministerio de Educación, se está empezando a barajar, de manera bastante clara y posible, un tres más dos. Tres años de formación básica más dos de master. De hecho es lo que sucede en Europa.

Sí que todavía va a quedar pendiente… porque toda la formación básica está definida muy claramente… el tema de los masters, de las maestrías esta poco definido. Sí que algunas universidades han ido sacando algunos masters. Pero todavía nos falta pensarlo desde una perspectiva global… desde una perspectiva amplia… y sobretodo preguntando al propio colectivo de educadores sociales qué es lo que les falta para seguir formándose.

 Jordi Planella se despide dándonos las gracias y deseándonos suerte en nuestro proyecto como colegio. Su voz regresa del tono reflexivo al amistoso y generoso: “Disculpa si he tardado mucho”… “Si hay algo más que quieras preguntar me lo dices…”

Esperamos que esa voz, al igual que la de todas las personas interesadas en “lo social” desde la perspectiva de la Pedagogía, puedan ayudarnos a pensar y repensar el presente y el futuro de la Educación Social en Canarias.

 Entrevista realizada por:

Jorge Asencio Gamissans

Educador Social.


CEESCAN

CEESCAN

Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias