Por estas razones:

  • Porque el intrusismo y la precariedad laboral, la movilidad excesiva y la falta de
    reconocimiento profesional, aún son muy evidentes en nuestra profesión, en especial en Canarias.
  • Porque aún nuestra profesión necesita de todas y todos nosotras/os para que seamos un colectivo fuerte capaz de defender nuestro lugar dentro del ámbito social.
  • Porque un Colegio Profesional debe ser un espacio de unión, de mejora constante de las/os profesionales, un lugar donde podamos unificar criterios, donde exponer y escuchar, donde seguir creciendo.
  • Y porque merece la pena luchar por esta profesión y por los profesionales que la integran, por las personas que se benefician de ella y porque la sociedad nos necesita y es nuestro deber y nuestra obligación como educadores/as sociales, estar presentes y ser partícipes de esa mejora social.

 

Adjuntamos el siguiente documento que ofrece información sobre la utilidad de los colegios profesionales.